El Gobierno de España ha decidido dar un paso al frente en uno de los aspectos que está llamado a suponer una auténtica revolución en la creación de riqueza, empleo y bienestar para la sociedad, y Procesia pretende seguir aportando sus conocimientos, como ya hace, y confirmarse como un actor relevante en el panorama nacional. Con este objetivo, Moncloa acaba de presentar la Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial (ENIA), que contempla unas inversiones públicas de 600 millones de euros en el periodo 2021-2023 y que se verá complementada por el fondo Next Tech de naturaleza público-privada, que persigue movilizar unos 3.300 millones euros. Ambos buscan impulsar el desarrollo de esta tecnología en España en un entorno de confianza para lograr una Inteligencia Artificial (IA) “inclusiva, sostenible y que ponga a la ciudadanía en el centro”.

El propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha destacado en la presentación que esta tecnología será capaz de generar empleo gracias a “una mejora de la productividad y la competitividad de nuestra economía”. Y con él coinciden los expertos. Pilar Manchón remarcó en la presentación de la ENIA que esta es “una herramienta poderosa que transforma la sociedad, y hay que aprender a sacarle el máximo provecho”. Por su parte, la reconocida científica Inmaculada Martínez señaló que, junto al crecimiento económico, la IA supondrá “una mejora en los servicios de salud, atención al paciente y al ciudadano”, además de importantes avances en biomedicina o biomateriales, por poner algunos ejemplos.

Un plan marcado

Para alcanzar este ambicioso objetivo el Gobierno ha establecido un plan, a desarrollar durante los próximos cinco años, y basado en seis ejes estratégicos. El primero es el impulso de la investigación científica, el desarrollo tecnológico y la innovación en Inteligencia Artificial, para el que se prevé invertir 275 millones de euros hasta 2023. En este campo, precisamente, ya trabaja Procesia, prestando asesoramiento a diferentes administraciones públicas, y el objetivo a corto plazo es reforzar su apuesta como empresa por las tecnologías disruptivas. “Apostamos por el desarrollo de nuevas aplicaciones en base a tecnología IA”, asegura a este respecto el director general de la compañía, Tomás Sánchez.

Otros ejes de la ENIA son el desarrollo de capacidades digitales (dotado con 42 millones de euros), la mejora de la infraestructura tecnológica (para lo que se aportará otros 42 millones) y la integración de la Inteligencia Artificial en todas las etapas de cadenas de valor en las empresas (133 millones).

La labor actual de Procesia

Asimismo, ENIA prevé avanzar en dos aspectos en los que Procesia ya desarrolla una importante labor en el panorama español de la digitalización: Potenciar el uso de la Inteligencia Artificial en la Administración pública (la dotación prevista es de 100 millones de euros) e impulsar el marco ético normativo, que atañe a nuestros derechos y libertades colectivas (8 millones de euros). Hasta el momento, Procesia ha invertido y desarrollado servicios de IA para ser aprovechados por diferentes ramas de las administraciones públicas. Asimismo, el contexto ético para cualquier avance tecnológico está en el ADN de la compañía, que ayuda cada día a sus partners a definir y avanzar en este aspecto. “Aportar valor garantista jurídicamente hablando, tomando en consideración la base normativa que se está tejiendo, es una de nuestras principales características”, detalla la directora de Operaciones de la sociedad, Mar De las Heras.

Por todo ello, Procesia aplaude la apuesta del Ejecutivo y anima a seguir avanzando en un aspecto que ya es el presente y que, para 2030, se prevé que llegue a generar en el mundo actividad económica “por valor de 14 billones de euros”, como remarcó el presidente del Gobierno.