Procesia

30.10.2020 / Noticias

Ya no hay excusas: el 1 de noviembre el uso de las cookies en las webs debe estar adecuado al RGPD

Ya no hay excusas: el 1 de noviembre el uso de las cookies en las webs debe estar adecuado al RGPD

Este sábado, 31 de octubre, además de ser la noche de Todos los Santos, o Halloween para los más jóvenes, se cumple la fecha límite del periodo de gracia que la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) dio a las empresas para actualizar su política de cookies y regularizar su uso. Dicho de otro modo: si usted no ha actualizado el acceso a su portal web con la clasificación por finalidad de las cookies y la pertinente aceptación de aquellas no esenciales, se expone a una posible multa por parte de la AEPD. Twitter e Iberia, por ejemplo, ya las han recibido, por importe de 30.000 euros.

Y es que el 31 de octubre, derivado del cambio en el Reglamento General de Protección de Datos, todas las empresas con sede en España deben estar adaptadas a la nueva normativa. En la práctica, esto significa dos cosas: eliminar el famoso mensaje “seguir navegando” -que ya no es válido como aceptación expresa de las cookies- “y diferenciar entre las cookies técnicas, las necesarias para navegar; y las no necesarias, las analíticas y de publicidad, entre otras, que principalmente rastrean tu actividad vayas donde vayas para hacer seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios”, destaca María Cumbreras, Consultor senior del área de Seguridad y Compliance de Procesia.

El cambio se materializará, para quien no lo haya hecho ya, en un panel de entrada a la web en el que se pedirá la aceptación expresa para instalar determinadas cookies. Pero hay otro requisito obligado, este panel no puede actuar como un muro, si se ignora debe seguir permitiendo la navegación. Esta es otra variación en la normativa.

Como paso previo al cambio del acceso a la web, las empresas deben identificar y clasificar las cookies de sus webs, e incluso descartar algunas, que con el tiempo habrán quedado inservibles.

Apoyo externo

En esta labor, Procesia puede convertirse en un aliado, tanto de las empresas que ya tengan presencia en la red como de aquellas que quieran acceder y crear una web. No en vano, la vasta experiencia de la compañía en todo lo que atañe al Reglamento General de Protección de Datos, sobre el cual asesora a diferentes ramas de la Administración pública y a gran cantidad de empresas, la convierte en un partner imprescindible.

Así, la compañía ofrece servicios para adaptar los textos legales a las nuevas exigencias. Junto a la asistencia legal para adecuarse a la normativa, Procesia también puede ofrecer la configuración de la web e incluso la realización de auditorías posteriores para comprobar que las cookies funcionan como es debido.

Y es que, en definitiva, lo que está en juego y busca la AEPD, en línea con los últimos criterios establecidos por el Comité Europeo de Protección de Datos (CEPD), es “preservar la privacidad del usuario”, destaca Cumbreras.